facial_yoga_22El yoga facial se refiere a los ejercicios faciales para estirar los músculos. La práctica regular puede contribuir a la relajación y reducir la aparición de arrugas. Es una práctica antigua originaria de la India, y recientemente comenzó a hacerse popular en occidente como una alternativa a la cirugía de reducción de las arrugas.

 Según el antiguo autor hindú Patañjali (posiblemente siglo III a. C.): «El yoga es la restricción de las fluctuaciones de la consciencia» (Yoga sutra, capítulo Samadhi, 1.2). Uno de los objetivos más importantes del yoga -en términos generales- es la meditación relajada a través de las posturas físicas.

 En el caso del yoga facial, al igual que en los demás ejercicios de yoga, solamente la mente y el cuerpo armónicos se entregan a la práctica constante. Sería demasiado simple pensar que solamente cambia el físico cuando se practica yoga; se necesita perseverancia y se desarrolla progresivamente la consciencia interna y externa.

 Recuerda que el objetivo no solo es mejorar el físico, sino armonizar tu espíritu. Ahora relataré unos ejercicios de yoga facial, los cuales han de ser realizados acompañados de una respiración lenta y profunda, lo cual permite la relajación y la oxigenación de la piel. Algunos ejercicios de los enumerados a continuación sirven para una zona específica de la cara, otros para varias áreas; las repeticiones de cada ejercicio las dejo a libertad, pero recomiendo hacerlos entre cinco y diez veces cada uno Espero que os sirvan de ayuda.

  •  Con los ojos cerrados, trazar círculos suavemente con el cuello, primero hacia un lado y después hacia el otro.
  •  Con los dedos intenta sujetar las cejas mientras se empuja hacia arriba con ellas. La frente no se tiene que arrugar en ningún momento.
  •  Abrir los ojos al máximo sin arrugar el entrecejo ni forzar la frente. Mirar un punto determinado durante unos segundos. facial_yoga_26
  •  -Mirar hacia las cuatro direcciones, primero arriba, luego derecha, luego abajo, luego izquierda. Después, cambiar de dirección.
  •  -Inflar las mejillas y llevar el aire desde una a otra cinco veces antes de tomar de nuevo el aliento.
  •  -Inclinar la cabeza hacia atrás. Tragar saliva a la vez que se presiona la punta de la lengua contra el paladar. Repetir el movimiento con la cabeza igualmente inclinada, pero ligeramente inclinada hacia la derecha primero, hacia la izquierda después.
  •  Colocar la mano derecha sobre el pecho y la izquierda sobre la coronilla. Abrir la boca, inhalar por la nariz y exhalar a la vez que se dice “Aah” lentamente.
  •  Con la lengua colocada tras los dientes inferiores, presionar suavemente la mandíbula con las yemas de los dedos, separándola del resto de la boca.
  •  Poner los labios en trompeta, como si quisieras dar un beso. Presionar con la palma de la mano mientras haces fuerza con la boca.
  •  Este ejercicio se llama “el león”. Primero hay que inhalar, cerrar los puños con fuerza y apretar todos los músculos de la cara. Después, exhalar abriendo la boca y sacando la lengua, a la vez que se mira hacia arriba y se abren las manos.
  •  Cerrar los ojos y respirar despacio, mientras se recuerda algún momento feliz. Pausadamente ir elevando las comisuras de los labios, para que muy poco a poco se convierta en una sonrisa completa. Es necesario no forzar el movimiento.
Anuncios