“Ayuda en Acción es una Organización No Gubernamental de Desarrollo (ONGD) independiente, aconfesional y apartidista que tiene como objetivo principal mejorar las condiciones de vida de los niños y niñas, las familias y las comunidades de los países más desfavorecidos de América, Asia y África”. Así es como la asociación define resumidamente sus principios y valores.

 Ayuda en Acción trabaja desde 1981 por el desarrollo, teniendo como mayor exponente un apadrinamiento en el que se incide en el vínculo entre padrino y apadrinado. Son publicaciones de la agrupación: “Revista Ayuda en Acción”, “Experiencias Compartidas”, “Memoria” y “Informe Contable de las Cuentas Generales”, y con ellas pone de manifiesto tanto su transparencia como la interacción existente entre sus socios, colaboradores y la propia organización.

 Para hablar sobre la asociación, contamos con la respuesta de Javier Sánchez, desde el Área de Prensa del Departamento de Marketing y Comunicación de Ayuda en Acción.

image001

 -¿Dónde se desarrolla actualmente el trabajo de Ayuda en Acción?

 Ayuda en Acción desarrolla su trabajo en 21 países de América, África y Asia. En total, son 132 proyectos.

 -¿Cuántas personas trabajan aproximadamente en la organización?

 La plantilla de Ayuda en Acción está formada por 2.086 personas, entre trabajadores, contrapartes (que son socios locales colaboradores) y voluntarios. Con su esfuerzo diario, su voluntad y su ilusión, este equipo constituye el motor que impulsa la consecución de la misión de la Organización de avanzar en el camino para erradicar la pobreza.

 -¿Cuándo comienza y cuándo termina el trabajo de campo?

 En Ayuda en Acción se hace una identificación de los proyectos, que puede llevarse a cabo en un plazo muy diverso según los casos. En este periodo se consideran algunas variables sobre niveles de pobreza en la zona, potencialidades para iniciar procesos de desarrollo, actores que intervienen en la zona y que vayan a acompañar estos procesos, disposición de la que va a ser la población beneficiaria del proyecto, etc., Una vez que se valoran estos indicadores en varias zonas y se elige la más adecuada, se inicia un periodo que llamamos de “acciones de confianza”, que dura entre 6 y 12 meses, en el que se financian algunas actividades a los grupos que van a participar en estos procesos. Al final de las acciones de confianza se hace una evaluación de estas actividades y, si es positiva, se inicia la ejecución de un plan de largo plazo que puede durar hasta 12 o 15 años, en el que se involucrará a los socios españoles a través de la figura de los vínculos solidarios, con los que se financiará la intervención.

20335_982007103259 -¿Con qué espíritu llegan los voluntarios a sus áreas de trabajo?

 Ayuda en Acción ofrece un curso formativo para todo el voluntariado que desea marcharse como tal a proyectos. Dicho curso formativo, no sólo atiende a aspectos concretos de la colaboración, las tareas y los proyectos en los que va a colaborar el voluntario/a, sino que también trabaja la faceta de las actitudes y expectativas que debe tener una persona que viaja al terreno a colaborar en uno de nuestros proyectos.

Además, nuestro Programa de Voluntariado a proyectos sigue una normativa y procedimientos y uno de los requisitos fundamentales para participar es ser voluntario o colaborador nuestro (socio, o persona colaboradora). Resumiendo, todos los voluntarios/as que van a proyectos, lo hacen con un profundo conocimiento de con que tipo de organización van a colaborar, cuál va ser su función principal dentro de los proyectos.

 -Uno de los asuntos en que más se centra Ayuda en Acción es en la ayuda directa mediante el apadrinamiento. ¿Cuántos niños –con sus familias- se benefician gracias a ser apadrinados?

 El total de beneficiarios del trabajo de Ayuda en Acción en todo el mundo es de 3.854.805 personas.

 -¿Cómo es el proceso de apadrinar?

 En Ayuda en Acción, el apadrinamiento favorece un vínculo solidario con un niño o niña que permite participar en el desarrollo local al mejorar las condiciones y la calidad de vida de toda la comunidad. A través de las actividades que ponemos en marcha, con nuestro apoyo y su trabajo, las familias tienen acceso a educación, atención sanitaria, vivienda, mejoras de su alimentación. La aportación mínima para apadrinar un niño es de 21 €.

 -¿Han sentido alguna vez presiones externas por su trabajo, como ha ocurrido y ocurre con otras organizaciones solidarias?

 Sí, ha habido ocasiones en las que se han sufrido presiones de parte de las autoridades locales, de grupos de presión que tienen intereses en la zona, de personas que se han considerado perjudicadas porque no se las había incluido entre las beneficiarios, o de personas que pensaban que nuestra intervención no era la apropiada para sus intereses. Pero creo que nunca han supuesto una situación extrema que nos haya obligado a tomar decisiones contrarias a lo que hubiera sido el proceso natural en la zona.

 -¿Cree que es posible un cambio de fondo en los gobiernos para comprender los problemas de los más necesitados, y si es así, a corto o a largo plazo?

galeriaetiopia10g No es tanto una situación que dependa de los Gobiernos sino de la sociedad y de su capacidad para presionar a los Gobernantes. Si la sociedad entiende eso como una prioridad y se moviliza, será mucho más factible que se produzca el cambio de mentalidad en los Gobiernos.

 -Para terminar, me gustaría agradecer a Ayuda en Acción su trabajo; es necesario que la solidaridad nunca muera. Lo que todos deseamos es que la esperanza de vivir en un mundo justo y libre se haga realidad, ¿no cree?

 Desde Ayuda en Acción, eso es lo que deseamos.

 

 

Anuncios