Survival es la única organización dedicada plenamente al apoyo hacia los pueblos indígenas. Fue fundada en 1969 y en la actualidad cuenta con simpatizantes en 82 países. Confían firmemente en la posibilidad de que la opinión pública puede frenar la opresión contra las tribus.

Miguel Ángel del Ser, portavoz de Survival, responde a My Own World.

 

¿Cuántos proyectos ocupan la labor de Survival hoy en día?

 Somos una organización de defensa de derechos humanos, en concreto de los derechos de los pueblos indígenas, y no trabajamos por proyectos, sino con campañas. Trabajamos con unos 40 pueblos indígenas en todo el mundo, centrándonos en aquellos pueblos que tienen más que perder, que suelen ser los que han entrado más recientemente en contacto con el mundo exterior. Ayudamos a esos pueblos indígenas a defender sus vidas, proteger sus tierras y decidir su propio futuro.

 ¿Cuántas personas contribuyen a que el trabajo de la organización siga adelante?

 Muchas, no sabría dar una cifra, porque no es sólo el personal de las oficinas de Survival, ni siquiera las personas voluntarias o en prácticas que hay en ellas. Hay que contar también a los cientos de personas que difunden la labor de Survival en su entorno, que sensibilizan sobre la situación de los pueblos indígenas, que creen que todos podemos, y debemos, hacer algo para que los derechos de los pueblos indígenas se respeten.

¿Cómo se hace llegar el conocimiento de la situación indígena a la gente?

 A través de la labor educativa y de sensibilización de Survival para el público en general y en el ámbito escolar, desde talleres infantiles con los niños más pequeños hasta conferencias en universidades.

 También es muy importante la labor que desarrollamos en los medios de comunicación, prensa escrita, radio o televisión. Esta labor es muy importante porque no podemos pasar a pedir el apoyo a la defensa de los derechos de los pueblos indígenas si antes la gente no conoce la situación, mucha veces dramática, que estos viven.

 ¿Cómo responde el ciudadano a vuestra lucha?

 Bien. Aunque es verdad que es un tema muy concreto. A lo largo de los 40 años que ya lleva Survival en esta lucha, cada vez tenemos más apoyo. La gente se interesa por las culturas de los pueblos indígenas y una vez conocen la constante violación de derechos a la que se enfrentan se unen a nuestro movimiento por los pueblos indígenas: porque sus derechos son, como los de los demás, inalienables, de una parte de la Humanidad.

 Es cierto que la respuesta es lenta, pero también hace 40 años la defensa del medio ambiente, o hace 150 años la lucha contra la esclavitud parecían impensables, y sin embargo ahora ahí están asumidos por todos. Con los derechos indígenas pasará lo mismo.

 ¿Pensáis que los medios de comunicación informan o deforman cuando hablan de las sociedades tribales?

 No hay una respuesta exacta para esta pregunta: son muchos los medios de comunicación que existen. Unos más que otros, ofrecen información contrastada sobre los pueblos indígenas. El gran problema es que en los medios de comunicación rara vez se plantea la dramática situación que viven hoy gran parte de estos pueblos, y muchas veces se les presenta como algo meramente anecdótico, curioso, etc.

 Otro de los grandes problemas que nos encontramos cuando los medios de comunicación hablan de pueblos indígenas son los prejuicios: es habitual ver cómo se refieren a ellos como personas “atrasadas”, “primitivas”, “salvajes” o “de la Edad de Piedra”, palabras que refuerzan la idea de que estos pueblos han permanecido sin cambios en el transcurso del tiempo y de que están atrasados. Esta idea es, no sólo errónea, ya que todas las sociedades se adaptan y cambian, sino también muy peligrosa: se utiliza con frecuencia para justificar la persecución o el “desarrollo” forzoso de los pueblos indígenas. Los resultados son casi siempre catastróficos: pobreza, alcoholismo, prostitución, enfermedad y muerte.

 Hasta la fecha ya hemos conseguido que importantes publicaciones incluyan en su libro de estilo que no se pueden usar estas palabras para referirse a los pueblos indígenas por el racismo intrínseco que hay tras ellas, y poco  a poco, cada vez más medios comienzan a ser conscientes de las connotaciones peyorativas  y las graves consecuencias que tiene el uso de este tipo de apelativos.

 ¿Qué causas pueden existir detrás de todo este ataque constante a los indígenas?

 Muchos prejuicios racistas que vienen de la época colonial, se mantienen. Como decía antes, se piensa que los indígenas son atrasados, “primitivos”, que no se han desarrollado todavía, lo que es falso porque han evolucionado y viven en el siglo XXI como nosotros, aunque de una manera distinta.

 Esos prejuicios vienen muy bien para intereses económicos, porque justifica el sacarles de sus tierras y así aprovechar los recursos naturales para el desarrollo, no de los pueblos indígenas, claro, sino de estados y multinacionales.

 ¿De qué forma deberían actuar los Gobiernos responsables del área de residencia de cada tribu?

 Muy fácil, cumpliendo la legislación internacional que ya existe: el Convenio 169 de la Organización Internacional de Trabajo y la Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas.

 Deben consultar a los pueblos indígenas antes de cualquier actuación, ya sea económica, cultural, sanitaria, etc. El Convenio y la Declaración lo dice muy claramente en muchos de sus artículos: “Consentimiento libre, previo e informado” por parte de los pueblos indígenas.

 Hay Gobiernos que ya en sus constituciones y en las ratificaciones de pactos internacionales reconocen los derechos indígenas, pues ahora que de verdad se ejerzan esos derechos en el terreno.

 ¿Cuál es el objetivo común para el conjunto de los indígenas del Mundo?

 Defender sus tierras, de las que depende su modo de vida. Con ello podrán defender su modo de vida y decidir su propio futuro, por ellos mismos, no con modelos impuestos desde fuera. Así  podrán ejercer sus derechos y luchar por romper los prejuicios racistas hacía ellos, que llevan a la situación de acoso y hostigamiento en que vive la mayoría.

 ¿Y el objetivo particular de cada una de las sociedades tribales?

 Hay que decir que los pueblos indígenas, con sólo el 6 por ciento de la población mundial, representan el 85 por ciento de la diversidad cultural, por lo tanto se dan tantas situaciones diversas.

Hay pueblos indígenas que ya tienen reconocidas sus tierras, como los yanomami de Brasil, y quieren potenciar su cultura y seguir protegiendo su tierra, porque hay ocupantes ilegales. Otros, como los bosquimanos de Botsuana, quieren volver a sus tierras de las que fueron expulsados: pese a que hay una sentencia del Tribunal Supremo que reconoció la ilegalidad de las expulsiones, casi cuatro años después el Gobierno sigue impidiéndoles el regreso. Los dongria kondh de la India luchan ahora mismo porque no se abra una mina a cielo abierto en su montaña sagrada y de la que depende su modo de vida. Y como estos, cientos de objetivos particulares. Desde Survival les ayudamos a conseguirlos.

 ¿Son alcanzables estos objetivos?

Sí, aunque sea una lucha a largo plazo y se tarden años, en los 40 años de Survival hemos visto que los objetivos se consiguen. El territorio indígena yanomami tardo más de veinte años en ser reconocido; el juicio por la vuelta de los bosquimanos a la Reserva de Caza del Kalahari Central duró cuatro años, pero la sentencia ha sido favorable a los indígenas y contraria al Gobierno de Botsuana.

 En 1989 se adoptó el Convenio 169 de la OIT;  en septiembre de 2007 se aprobó en la Asamblea General de las Naciones Unidas, por una mayoría aplastante, la Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas.

 Sí, los derechos indígenas se van reconociendo, pero tenemos que seguir luchando para que se ejerzan realmente. Alcanzaremos dicho objetivo.

Para terminar, ¿creéis que llegará ese mundo mejor por el que lucháis vosotros y muchos otros más, a pesar de las dificultades?

 Sí, por supuesto. De lo contrario, no estaríamos aquí. Aprendemos de los pueblos indígenas, de su paciencia, sabiendo que la lucha es larga, pero siempre con la esperanza de que las dificultades no puedan impedir que surja ese mundo mejor, que en una parte representan los pueblos indígenas y a los cuales ayudamos desde Survival.

Precisamente, animo a todo aquel que quiera conocer más sobre ellos y sobre su situación actual a visitar nuestra página web (www.survival.es), y a unirse a nuestro movimiento de defensa de los derechos de los pueblos indígenas.

Anuncios