El saludo al sol o sūria namaskāra es quizá una de las posturas más famosas del yoga. Tiene su origen en la adoración solar hindú y se realiza tradicionalmente al amanecer y cara al sol naciente.

Ya hablé en un artículo anterior sobre el yoga facial (ver link) de los beneficios del yoga, por lo que no me explayaré demasiado. El yoga es un sistema de origen indio para entrenar el cuerpo y el espíritu a través de ejercicios corporales, de respiración y meditación.

El saludo al sol se forma con doce posiciones realizadas como un solo ejercicio. Las posturas son continuación de la anterior y se alterna la inspiración con la expiración en cada una de ellas.

El ejercicio consta de dos secuencias, una guiada por el pie izquierdo y otra por el derecho –se pueden alternar-. Es recomendable coordinar los movimientos con la respiración; se puede comenzar realizando cuatro series e ir aumentándolas gradualmente.

La posición inicial es derecho con la cabeza y el cuerpo erguido y relajado. Es entonces cuando se comienza inhalando profundamente. Ahora procedo a relatar los pasos.

  1. De pie y con los pies juntos, se colocan las palmas juntas frente al pecho, equilibrando el peso del cuerpo. Se exhala.
  2. Inhalando, se estiran los brazos hacia arriba y se dobla un poco hacia atrás el cuerpo desde la cintura.
  3. Exhalando, se dobla el cuerpo hacia delante –intentando colocar la cabeza entre las rodillas- y se apoyan las manos en el suelo alineadas con los pies. Si es preciso, se pueden doblar las rodillas.
  4. Inhalando, la pierna derecha se lleva hacia atrás y se apoya la rodilla en el suelo. La pierna izquierda se mantiene entre las manos. Se arquea el cuerpo hacia atrás elevando la barbilla.
  5. Se retiene la respiración tras llevar la pierna izquierda hacia atrás y colocarse de tal forma que las manos y los dedos de los pies soporten el peso del cuerpo.
  6. Exhalando, se bajan las rodillas, el cuello y la frente uno tras otro, mientras las caderas se mantienen altas y los dedos de los pies doblados.
  7. Inhalando, se bajan las caderas, se estiran los dedos de los pies y se dobla el cuerpo hacia atrás con los hombros bajos y la mirada hacia arriba y atrás.
  8. Exhalando, se elevan las caderas formando un ángulo recto. Los hombros se mantienen atrás.
  9. Inhalando, se lleva el pie derecho entre las manos, mientras la rodilla izquierda reposa en el suelo con la pierna estirada. Se arquea de nuevo el cuerpo hacia atrás con la barbilla alta.
  10. Exhalando, se lleva la pierna izquierda junto a la derecha y se dobla el cuerpo llevando la cabeza entre las rodillas.
  11. Inhalando, los brazos se estiran hacia arriba y el cuerpo se dobla un poco hacia atrás desde la cintura, tal que en el paso segundo.
  12. Exhalando, se vuelve a la posición inicial con los brazos reposando a los lados del cuerpo.

*    *    *    *

Fuente:

http://www.formarse.com.ar/terapias/yoga/saludo_al_sol.htm

Anuncios