Me encanta reflexionar sobre el Universo. Sobre todo porque nunca se puede sacar ninguna conclusión, solamente especular, ya que siempre será inmensamente  mayor lo desconocido que lo conocido.

Somos infinitamente pequeños, porque somos parte del planeta Tierra, del Sistema Solar, de la Galaxia, …

Somos infinitamente grandes, porque albergamos células, que se forman de cromosomas, que están hechos de átomos, …

Es decir, somos absolutamente necesarios, cada uno de nosotros es una pieza clave que si desapareciese, moriría con él todo un conjunto de Universos, de infinitas formas de vida. Y para nuestra Madre Tierra somos uno más de sus hijos, una de sus células -aunque muchos se empeñen en convertirnos en virus-. El ser humano es la más perfecta creación que hay en la Tierra, por lo que debemos orgullecernos y hacer honor al potencial de sabiduría que se nos ha otorgado.

Todos somos dioses.

Este vídeo nos conduce desde lo más pequeño conocido hasta lo más grande. Agárrate.

Anuncios