Lo que a continuación transcribo proviene del libro “El Dragón ya no vive aquí” de Alan Cohen, el cual estoy leyendo actualmente. Si te gustan las lecturas positivas, no puedes dejar de leerlo; es inspirador.

Un día me pregunté: “¿Qué es lo más importante en esta vida?” La respuesta me llegó en un suave pero firme susurro: ¡El amor! (Alan Cohen)

“Lo que creen ser tus pensamientos son meros ecos de la voz del mundo, una voz que no tiene relación con tu verdadera identidad Luminosa. Medita constantemente sobre tu naturaleza verdadera y así discernirás entre lo que pertenece al Amor y lo que pertenece al error.

Esta enseñanza constituye simplemente una formación básica en el aprendizaje de escindirte de lo que creías ser. Tu crecimiento está libre de las distracciones sin dirección propias de la mente. No desfallezcas ante las consecuencias negativas de acciones pasadas, sólo recuerda que antes de que los frutos de tu trabajo presente se hagan visibles, se te pedirá ocasionalmente sobrellevar el producto de tus pautas mentales anteriores.

Es vitalmente importante ser un ardiente trabajador de las fuerzas positivas. Cuando cultivas pensamientos amorosos y de fortaleza, bendices a tus hermanos y hermanas, y así sirves a la transformación tanto de sus vidas como de la tuya.

Trabaja con paz interior y la Paz habitará en ti. Lo que difiere de la Verdad no podrá atarte, porque se te ha otorgado señorío sobre el mundo. No aceptes la ficción de la mortalidad. Deja de aferrarte a la pertenencia de ilusiones y éstas dejarán de aparentar ser ligaduras que te atan.

Tu nombre es Libertad”.

Anuncios