1. Escucha la sabiduría de tu cuerpo que se expresa a través de
Señales de comodidad e incomodidad. Cuando elijas una conducta determinada,
pregúntale a tu cuerpo: “¿Cómo te sientes acerca de esto?” Si te contesta
con señales de malestar, inquietud física o emocional ¡Cuidado! Si te responde
con alegría y comodidad, ¡adelante!

2. Vive en el momento presente, es el único que tienes. Pon tu atención en lo que es , en el aquí y ahora y contempla su plenitud a cada instante. Acepta lo que viene hacia ti, total y absolutamente, para que puedas VER y aprender de ese momento; luego, déjalo pasar. Ese presente es como debe ser. Refleja infinitas leyes de la naturaleza que te han conducido hasta ese exacto momento y él es como es, porque el universo es como es. No luches contra el infinito esquema de las cosas, se uno con él .

3. Tómate un tiempo para estar en silencio y acallar el dialogo interno. En esos momentos, date cuenta que estas recontactándote con tu fuente de conciencia pura. Al prestar atención a tu vida interior podrás guiarte por tu intuición y no por interpretaciones impuestas externamente de lo que es bueno y de lo que no lo es.

4. Renuncia a tu necesidad de aprobación. Esta decisión nos da gran libertad. Tu meta es descubrir el infinito valor de ti mismo, sin dar importancia a lo que piensen los demás.

5. Cuando reacciones con enojo o con violencia ante una persona, una situación o una circunstancia reconoce que luchas contra ti mismo. Sabe que presentar resistencias es la reacción de tu condicionamiento, de viejas defensas que has construido como respuesta a viejos sufrimientos. Cuando renuncies a ese enojo, a ese condicionamiento, te curaras y cooperaras con el flujo de la vida.

6. Recuerda que el mundo de “allí afuera” refleja tu realidad de “aquí adentro”. Cuando reacciones con demasiada intensidad hacia alguien, ya sea amor o en odio, reconoceré esa persona es un reflejo de tu ser, es una proyección de tu mundo interior, Lo que mas odias es lo que mas niegas de ti mismo. Lo que mas amas es lo que mas deseas dentro de ti. Utiliza la relación como un espejo para guiar tu evolución espiritual. El objetivo último es un total conocimiento de uno mismo. Cuando lo consigas lo que mas ames estará allí; lo que mas odies, desaparecerá.

7. Suelta la carga del juicio y te sentirás mucho mas ligero. Al juzgar impones el condicionamiento del bien y del mal a situaciones que “tan solo” SON. Cuando juzgas te apartas de la comprensión y anulas el proceso de aprender a amar. Al juzgar a otros o a ti mismo, reflejas tu falta de compasión. Recuerda que cada persona a la que perdones aumenta el amor a ti mismo.

8. No contamines tu cuerpo con toxinas, ya sea a través de la comida, la bebida, o las emociones toxicas. La salud de cada una de tus células contribuye a tu estado de bienestar, pues cada una de ellas es un punto dentro del campo de la conciencia que eres tú mismo.

9. Reemplaza tu comportamiento motivado por el miedo, por aquel que es motivado por el amor. El miedo es producto de la memoria, que es el pasado. Tratar de imponer el pasado al presente jamás acabara con a el sufrimiento ; eso solo ocurre cuando encuentras el equilibrio que te da el estar centrado en tu propio ser, que es el amor; de allí surge tu fuerza interior y ella es invulnerable al miedo.

10. Comprende que el mundo físico es solo el reflejo de una inteligencia mas profunda. Ella organiza todos los procesos energéticos y materiales. Como una parte de esa inteligencia reside en ti, participas del proceso creador y organizador del cosmos… ¿Entiendes que eres co-creador? Al estar inseparablemente vinculado al TODO, no puedes permitirte contaminar las cosas del planeta, pero en un plano mas profundo, no puedes permitirte vivir con una mente toxica, porque cada pensamiento crea una impresión en el campo total de la inteligencia. Vivir en equilibrio y pureza es el bien mas elevado para ti y para el planeta.

Anuncios