You are currently browsing the tag archive for the ‘articulo’ tag.

¿Es el ego algo que limite al Yo? Distingamos antes uno de otro. ¿Pertenece el ego al Yo? Puede ser que la experiencia personal y los factores externos nos induzcan a identificarnos con el ego, pero ¿podemos realmente alcanzar a ver lo que es realmente el ego?

El ego comienza a nacer a través del aprendizaje, y crea una ilusión de identidad que crece a través del tiempo. El ego identifica al invididuo con determinadas ideas, con determinadas imágenes externas, pero ¿por qué esas ideas y no otras? ¿Podemos decir que las ideas son algo propiamente nuestro y que no han dependido de algo externo? Es obvio que no hemos nacido ni católicos, ni musulmanes, ni socialistas, ni capitalistas, pero la necesidad de poseer una identidad a la que llamar nuestra nos empuja a creernos parte de algo. Nada más lejos de la realidad; estas ideas que decimos “nuestras”, ¿puedes decir que lo sean en realidad? Todas las ideologías dependen de una autoridad, ya sea una persona del presente (un líder político) o del pasado (que haya dejado escrito un ideario). Las ideas previas requieren de ideólogos previos, de los que uno, como identificado con sus ideas, es seguidor, y, como tal, limitado. Es decir, que nosotros mismos somos quienes nos limitamos.

Cuando miras a una persona que conoces, ¿ves una imagen de ella basada en experiencias pasadas o eres capaz de verla tal cual es ahora mismo, en el momento en que está frente a ti? Cualquier concepto sobre ella, aunque este cambie, no será más que un producto mental, surgido del ego

¿Qué ocurre si nos preguntamos cuándo nació el ego? ¿Seremos capaces de ver que, al igual que los animales, los bebés y los niños pequeños carecen de ego, ya que aún no han sido condicionados? La espontaneidad innata que todos poseemos se va diluyendo entre las limitaciones impuestas. El Yo naturalmente espontáneo e infinito se aliena, transformándose en un Yo-Ego limitado. La esencia del Yo es ver las cosas tal cual son, tanto externas como internas, sin prejuicios, sin críticas; simplemente como son.

¿Es posible eliminar el ego? Si eres capaz de autocuestionártelo, estás más cerca de que lo sea. El ego no desea ser eliminado, y el intelecto urdirá muchas estrategias para evadir su cuestionamiento. Avanzar en el conocimiento del propio ego hasta el mismo fondo de éste es el único camino para verlo, y verlo por uno mismo es el único camino para, llegado el caso, desprenderse de él.

Anuncios

Muchos místicos y filósofos coinciden en un mismo punto para alcanzar la libertad interior: librarse del apego. Pero, ¿es posible liberarse de algo así? Partamos de un punto clave: ¿qué es el apego?

El apego es un vínculo afectivo intenso. Podemos hablar de apego hacia cualquier cosa; uno puede apegarse a una persona -p. ej. los padres, sobre todo en la niñez-, a un objeto -p. ej. a una vivienda- o a unas costumbres- o a una creencia. Cierto es que en la niñez el apego es absolutamente necesario para el desarrollo, pero una vez se ha completado el crecimiento… ¿se necesita esa figura? Pensemos en el apego hacia un objeto que esté relacionado con el apego a la creencia y también con el apego familiar, por ejemplo un crucifijo que tu madre te regaló antes de morir. ¿Qué lleva al individuo a pensar que necesita tal cosa?

El apego tiene una serie de características comportamentales:

  • Esforzarse por mantener la proximidad con la persona con la que se está vinculada
  • Resistirse a la separación sintiendo ansiedad, desolación y abandono ante la pérdida
  • Mantener un contacto sensorial privilegiado con la figura de apego
  • Usar la figura de apego como base de seguridad desde la cual poder explorar el mundo físico y social
  • Refugiarse en la figura de apego en momentos de tristeza, temor o malestar, buscando en ella apoyo y bienestar emocional.


¿Es necesario el apego?

Veo el apego en mí, y veo que tiene más que ver con mi debilidad que con mi fortaleza. Entonces, pienso: ¿de veras necesito una figura externa a la que poder agarrarme en momentos de flaqueza? Pero, entonces, ¿no volverían a surgir los momentos de flaqueza? ¿No sería mejor afrontar de cara esos momentos difíciles?

Inmediatamente, aparece ante mí un pensamiento: ¿estoy apegado al apego? Sería paradójico. Ciertas personas me han advertido de este peligro, y no es banal, por supuesto, preguntárselo. ¿Cómo puedo afirmar entonces que el apego no es necesario sin estar apegado a esa idea? Simple: no es una idea, es una decisión. Cuando voy a cruzar la calle no estoy apegado a la idea de mirar a los lados y dar los pasos necesarios para cruzarla, simplemente la cruzo porque decido hacerlo para llegar al otro lado. Con el apego ocurre lo mismo: decido tomar esa actitud para cruzar la calle de la existencia.

Con esto quiero decir que es la decisión, la voluntad a través del vivir presente, la que conforma nuestro Ser. Tomar esta actitud permite la fluidez consciente, es decir, ser capaz de adaptarse a las circunstancias del momento y cambiar cuando es el momento preciso de hacerlo. En definitiva, ser como el agua.

Desapego significa “no dependas de nada” y “no hagas que tu vida y tu felicidad dependan de nada”. OSHO

Paulo Coelho lo resume diciendo que “cuando quieres algo, el Universo conspira para que realices tu deseo”. Y lo que precisamente nos convierte en seres extremadamente poderosos es formar parte del Universo. Se trata simplemente de vencer los límites que la mente te ha impuesto a través del pensamiento y la ideología, todo ello externo a ti.

Somos más que un cúmulo de átomos unidos desplazándose por el espacio. Somos un Universo en nosotros mismos, conteniendo otros Universos más pequeños y siendo parte de otros más grandes. Así como las células de nuestro cuerpo se autorrigen con mayor eficiencia dentro de la Paz -si estás estresado tus células trabajan peor- tu cuerpo energético trabajará mejor en un estado de Amor y Paz interior.

“Tengo, y lo que tengo lo mantengo a base de amor y fe.” Macaco

La fe es uno de los elementos clave a la hora de cambiar el mundo. No en vano se dice que la fe mueve montañas. Una vez se hizo una prueba con dos personas para sanar su leucemia. Una de ellas era una persona cristiana, llena de fe, que nada sabía de su enfermedad. El otro era médico. Tras la sanación, quien terminó curándose fue la primera persona. Cuando se preguntó al sanador por qué uno se había curado y otro no, respondió: “La diferencia entre ambas personas es que el médico sabía que la enfermedad no tenía cura”.

El cambio que quieres ver en el mundo tiene que empezar por ti mismo, decía Gandhi. Dentro de uno mismo están las manivelas que mueven el Universo. Y cuando muchos Universos se mueven a la vez en una misma dirección, el cambio viene por inercia. El cambio es real, puedes comprobarlo si te armas con Fe, Paz y Amor.

Existen días en los que hay oraciones conjuntas que son oportunidades perfectas para comprobar nuestro poder, como por ejemplo este 27 de Mayo, plenilunio, del que me he hecho eco. Un gran grupo de personas rezará una plegaria pidiendo que la Tierra se llene de Luz y Amor. Puedes aportar un granito de arena -en realidad es aportar tu propio Universo, infinitamente máyor que un grano de arena- y sumarte a la fiesta. No importa la creencia, solamente concentrarse en enviar todo el Amor posible hacia la Tierra. Ama a los soldados, a los niños, a los políticos, a los ciudadanos, a los animales, las plantas… Que tu Amor Incondicional inunde la Tierra. Imagina con Fe… y se hará real.

Hay muchas cosas que limitan la libertad del individio. Y todas ellas nacen del propio individuo.

Los actos negativos que ocurren en el mundo no nacen de forma natural, sino a partir de unos puntos clave ideados por el ser humano. Asesinatos, abusos, robos, … son solo pequeños desechos en el monumental vertedero de lo que hemos creado. Si eliminas al asesino o al ladrón no limpias la totalidad del vertedero, sino que este seguirá creciendo. Sería preciso ver cómo se podría limpiar la totalidad del vertedero.

¿Cuales son los puntos clave que limitan la libertad del ser humano?

Ideologías

Las personas se identifican con determinadas ideas generales y se engloban a ellas mismas en un grupo. La ideología es el reflejo de la pereza mental; significa dejar de tener ideas propias para adaptarse a las de un grupo; significa subordinarse al grupo y a uno o varios líderes, que no hacen más que alimentar su propio ego extendiéndolo a un grupo de personas.

Las ideologías pueden ser económicas –capitalismo, comunismo-, políticas –derecha, izquierda, liberalismo, conservadurismo– o religiosas –cristianismo, judaísmo, budismo-. Todas ellas responden al mismo patrón: poseen líderes que predican unos dogmas.

Si no existe la ideología eres libre. No dependes de dogmas. Dejas de someter tu mente y comienzas a Ser de verdad.

Pensamiento

Los pensamientos son el gran obstáculo para la comunicación, tanto para la que existe entre dos individuos como la que existe en tu interior.

“Yo pienso”, “yo creo”, “yo opino”. ¿Y quién eres tú? ¿Estás libre de ideologías? ¿Hablas sin intereses creados por tu ego o por un ego social? Cuando decimos “yo opino” estamos o bien creando una nueva ideología o siendo predicadores de alguna ya existente -es muy probable que sea lo segundo-. Librándonos de estos límites del pensamiento podremos realmente intercambiar ideas sin expresar una “opinión previa” que nos condicione.

La libertad comienza en la mente.

Miedo

El miedo es la emoción limitante por excelencia. Todos tenemos miedo, es natural. Pero se desnaturaliza dentro de la mente, y albergamos el gran poder de controlarlo. No tienes que tener más miedo que a ti mismo, y hay que atreverse a afrontarlo.

*

Podría pensarse que las ideologías y el pensamiento son necesarios tal como están. La realidad es que si observas la experiencia de los siglos que llevamos de ideologías y de pensamiento esclavizado compruebas que no han obrado demasiado positivamente en el desarrollo de la humanidad. Las ideologías y el pensamiento implican competitividad. Nótese que los grandes avances no vienen de la mano de las ideologías, sino del verdadero pensamiento libre. La creatividad se consume dentro de la esclavitud, necesita libertad. Sencillamente porque la naturaleza humana es libre.

Es el hombre el que crea la ideología y no al revés. Tal como vino se puede ir. La “verdad moral” no la tienen las ideologías, sino que está inscrita en nosotros. Las leyes tienen que ser fruto de un pensamiento colectivo libre, y no de una ideología determinada. El pensamiento colectivo libre solo puede nacer cuando los individuos son libres, tienen pensamiento libre. Interactúan para compartir, no para “ganar” la conversación.

¿Pero estas son ideas nuevas? ¿O solamente están ahí, debajo de la basura?

Hace poco tiempo una persona me preguntó filosóficamente: “¿Quién eres?”, a lo que yo respondí casi inmediatamente: “Soy el centro de mi Universo“, pues sinceramente es lo que me vino en aquel momento. Mi compañero no fue capaz de detectar el matiz divino que yo quería aportar a la frase, y se indignó. Pensaba que con esa frase pretendía equipararme al Dios Universal y ni mucho menos… Ser el centro de mi Universo quiere decir que todo lo que me ocurre empieza y termina por mí mismo. Pero sin equipararse al Todo, ni mucho menos, sino con total humildad, adjudicándome la responsabilidad de mi propia voluntad.

La pregunta no es nada fútil. Quién eres es una cuestión peliaguda cuanto menos. Al intentar responderla en un plano más trascendental siempre tendería a pensar en Jesús o en otros sabios.

Soy el que Soy…

Cabrían más maneras de responder a la pregunta. Se me ocurren:

Soy la parte del Todo; soy el Todo de la parte.

Soy mis decisiones.

Ser o no ser, he aquí el dilema… (Shakespeare)

Y muchas más que podría pensar con más tiempo. Cada persona tendrá sus propias respuestas a esta gran pregunta. Lo importante para concluir con este asunto es la propia percepción que uno tiene del Todo, del Ego, de la Voluntad… y darse cuenta de que no hay conclusión posible.

SECCIONES

septiembre 2017
L M X J V S D
« Ene    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

SOBRE MY OWN WORLD

My Own World pretende informar y/o servir de ayuda al lector, abordando asuntos relacionados con la filosofía, el desarrollo personal, la salud, la solidaridad y la sociedad.

CONTACTO MY OWN WORLD

myownworld.mail@gmail.com

MY OWN WORLD

MY OWN WORLD

DERECHOS DE AUTOR

Creative Commons License
MY OWN WORLD by Daniel F. Carpintero is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 España License. Esto blog y todo lo publicado en él queda protegido bajo Licencia Creative Commons.

Estadísticas

  • 167,902 hits