You are currently browsing the tag archive for the ‘libertad’ tag.

Túnez, Yemen y Egipto están despertando. El pueblo reclama libertad y justicia, frente a la opresión de sus gobiernos. Las comunicaciones de los egipcios están a punto de ser cortadas, si no lo han sido ya. Este es un mensaje dejado por Anonymous en

https://imgur.com/DzIYU

Existe el riesgo de que mañana Egipto amanezca desconectado del mundo, sin Internet y sin telefonía móvil. Ya han censurado twitter, facebook y gchat, y ahora Blackberry 3G.
Si se confirma mañana que nuestras comunicaciones han sido cortadas, os pedimos que nos apoyéis, protestando contra las ISP y las compañías telefónicas, muchas de las cuales son multinacionales.
Vodafone, LinkDSL, TEData y otras ya han colaborado con el gobierno para coartar la libertad de expresión y el acceso a la libre información. El mundo DEBE saber lo que están haciendo, y responder con boicots y manifestaciones.
Anon, os solicitamos que les hagáis saber que esto no puede quedar así. No podéis estar aquí con nosotros, pero si simplemente nos ayudáis a comunicarnos con el mundo, estaréis luchando por una causa mayor, que os repercute a vosotros también.
Firmado,
Anonymous

Aquí un vídeo de la lucha de Egipto. Las palabras de un egipcio en lucha, en el minuto 0:41:

“No nos silenciarán. Seas cristiano, musulmán o ateo, lucharás por tus malditos derechos! Y conseguiremos nuestros derechos, de una forma u otra!”

[http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=CqEsmNjMwkA]

¿El ego forma parte de uno mismo? La clave es prestar atención a lo que es, no a lo que debería ser…

Uno observa, y se enfrenta a lo observado. Entre medias, está la observación. Si la observación no es pura, es la mirada del ego.

¿Cómo puedes llegar a conocer, si no eres libre? ¿Cómo puedes conocer mediante creencias, dogmas, juicios, críticas, condenas…? La gente busca sistemas, métodos o técnicas para ser libre, y lo que hace es alejarse de ella mecanizándose. Uno es libre cuando vive atento, presente, en el Amor, fluyendo… ¿Hay otra manera de ser libre?

Hay muchas cosas que limitan la libertad del individio. Y todas ellas nacen del propio individuo.

Los actos negativos que ocurren en el mundo no nacen de forma natural, sino a partir de unos puntos clave ideados por el ser humano. Asesinatos, abusos, robos, … son solo pequeños desechos en el monumental vertedero de lo que hemos creado. Si eliminas al asesino o al ladrón no limpias la totalidad del vertedero, sino que este seguirá creciendo. Sería preciso ver cómo se podría limpiar la totalidad del vertedero.

¿Cuales son los puntos clave que limitan la libertad del ser humano?

Ideologías

Las personas se identifican con determinadas ideas generales y se engloban a ellas mismas en un grupo. La ideología es el reflejo de la pereza mental; significa dejar de tener ideas propias para adaptarse a las de un grupo; significa subordinarse al grupo y a uno o varios líderes, que no hacen más que alimentar su propio ego extendiéndolo a un grupo de personas.

Las ideologías pueden ser económicas –capitalismo, comunismo-, políticas –derecha, izquierda, liberalismo, conservadurismo– o religiosas –cristianismo, judaísmo, budismo-. Todas ellas responden al mismo patrón: poseen líderes que predican unos dogmas.

Si no existe la ideología eres libre. No dependes de dogmas. Dejas de someter tu mente y comienzas a Ser de verdad.

Pensamiento

Los pensamientos son el gran obstáculo para la comunicación, tanto para la que existe entre dos individuos como la que existe en tu interior.

“Yo pienso”, “yo creo”, “yo opino”. ¿Y quién eres tú? ¿Estás libre de ideologías? ¿Hablas sin intereses creados por tu ego o por un ego social? Cuando decimos “yo opino” estamos o bien creando una nueva ideología o siendo predicadores de alguna ya existente -es muy probable que sea lo segundo-. Librándonos de estos límites del pensamiento podremos realmente intercambiar ideas sin expresar una “opinión previa” que nos condicione.

La libertad comienza en la mente.

Miedo

El miedo es la emoción limitante por excelencia. Todos tenemos miedo, es natural. Pero se desnaturaliza dentro de la mente, y albergamos el gran poder de controlarlo. No tienes que tener más miedo que a ti mismo, y hay que atreverse a afrontarlo.

*

Podría pensarse que las ideologías y el pensamiento son necesarios tal como están. La realidad es que si observas la experiencia de los siglos que llevamos de ideologías y de pensamiento esclavizado compruebas que no han obrado demasiado positivamente en el desarrollo de la humanidad. Las ideologías y el pensamiento implican competitividad. Nótese que los grandes avances no vienen de la mano de las ideologías, sino del verdadero pensamiento libre. La creatividad se consume dentro de la esclavitud, necesita libertad. Sencillamente porque la naturaleza humana es libre.

Es el hombre el que crea la ideología y no al revés. Tal como vino se puede ir. La “verdad moral” no la tienen las ideologías, sino que está inscrita en nosotros. Las leyes tienen que ser fruto de un pensamiento colectivo libre, y no de una ideología determinada. El pensamiento colectivo libre solo puede nacer cuando los individuos son libres, tienen pensamiento libre. Interactúan para compartir, no para “ganar” la conversación.

¿Pero estas son ideas nuevas? ¿O solamente están ahí, debajo de la basura?

La película “The Matrix” tiene múltiples lecturas, dada su naturaleza metafórica. Destaco hoy la que hace Rob Ager.

Por John Perry Barlow

Gobiernos del Mundo Industrial, vosotros, cansados gigantes de carne y acero, vengo del Ciberespacio, el nuevo hogar de la Mente. En nombre del futuro, os pido en el pasado que nos dejéis en paz. No sois bienvenidos entre nosotros. No ejercéis ninguna soberanía sobre el lugar donde nos reunimos.

No hemos elegido ningún gobierno, ni pretendemos tenerlo, así que me dirijo a vosotros sin más autoridad que aquélla con la que la libertad siempre habla. Declaro el espacio social global que estamos construyendo independiente por naturaleza de las tiranías que estáis buscando imponernos. No tenéis ningún derecho moral a gobernarnos ni poseéis métodos para hacernos cumplir vuestra ley que debamos temer verdaderamente.

Los gobiernos derivan sus justos poderes del consentimiento de los que son gobernados. No habéis pedido ni recibido el nuestro. No os hemos invitado. No nos conocéis, ni conocéis nuestro mundo. El Ciberespacio no se halla dentro de vuestras fronteras. No penséis que podéis construirlo, como si fuera un proyecto público de construcción. No podéis. Es un acto natural que crece de nuestras acciones colectivas.

No os habéis unido a nuestra gran conversación colectiva, ni creasteis la riqueza de nuestros mercados. No conocéis nuestra cultura, nuestra ética, o los códigos no escritos que ya proporcionan a nuestra sociedad más orden que el que podría obtenerse por cualquiera de vuestras imposiciones.

Proclamáis que hay problemas entre nosotros que necesitáis resolver. Usáis esto como una excusa para invadir nuestros límites. Muchos de estos problemas no existen. Donde haya verdaderos conflictos, donde haya errores, los identificaremos y resolvereremos por nuestros propios medios. Estamos creando nuestro propio Contrato Social. Esta autoridad se creará según las condiciones de nuestro mundo, no del vuestro. Nuestro mundo es diferente.

El Ciberespacio está formado por transacciones, relaciones, y pensamiento en sí mismo, que se extiende como una quieta ola en la telaraña de nuestras comunicaciones. Nuestro mundo está a la vez en todas partes y en ninguna parte, pero no está donde viven los cuerpos.

Estamos creando un mundo en el que todos pueden entrar, sin privilegios o prejuicios debidos a la raza, el poder económico, la fuerza militar, o el lugar de nacimiento.

Estamos creando un mundo donde cualquiera, en cualquier sitio, puede expresar sus creencias, sin importar lo singulares que sean, sin miedo a ser coaccionado al silencio o el conformismo.

Vuestros conceptos legales sobre propiedad, expresión, identidad, movimiento y contexto no se aplican a nosotros. Se basan en la materia. Aquí no hay materia.

Nuestras identidades no tienen cuerpo, así que, a diferencia de vosotros, no podemos obtener orden por coacción física. Creemos que nuestra autoridad emanará de la moral, de un progresista interés propio, y del bien común. Nuestras identidades pueden distribuirse a través de muchas jurisdicciones. La única ley que todas nuestras culturas reconocerían es la Regla Dorada. Esperamos poder construir nuestras soluciones particulares sobre esa base. Pero no podemos aceptar las soluciones que estáis tratando de imponer.

En Estados Unidos hoy habéis creado una ley, el Acta de Reforma de las Telecomunicaciones, que repudia vuestra propia Constitución e insulta los sueños de Jefferson, Washington, Mill, Madison, DeToqueville y Brandeis. Estos sueños deben renacer ahora en nosotros.

Os atemorizan vuestros propios hijos, ya que ellos son nativos en un mundo donde vosotros siempre seréis inmigrantes. Como les teméis, encomendáis a vuestra burocracia las responsabilidades paternas a las que cobardemente no podéis enfrentaros. En nuestro mundo, todos los sentimientos y expresiones de humanidad, de las más viles a las más angelicales, son parte de un todo único, la conversación global de bits. No podemos separar el aire que asfixia de aquél sobre el que las alas baten.

En China, Alemania, Francia, Rusia, Singapur, Italia y los Estados Unidos estáis intentando rechazar el virus de la libertad erigiendo puestos de guardia en las fronteras del Ciberespacio. Puede que impidan el contagio durante un pequeño tiempo, pero no funcionarán en un mundo que pronto será cubierto por los medios que transmiten bits.

Vuestras cada vez más obsoletas industrias de la información se perpetuarían a sí mismas proponiendo leyes, en América y en cualquier parte, que reclamen su posesión de la palabra por todo el mundo. Estas leyes declararían que las ideas son otro producto industrial, menos noble que el hierro oxidado. En nuestro mundo, sea lo que sea lo que la mente humana pueda crear puede ser reproducido y distribuido infinitamente sin ningún coste. El trasvase global de pensamiento ya no necesita ser realizado por vuestras fábricas.

Estas medidas cada vez más hostiles y colonialistas nos colocan en la misma situación en la que estuvieron aquellos amantes de la libertad y la autodeterminación que tuvieron que luchar contra la autoridad de un poder lejano e ignorante. Debemos declarar nuestros “yos” virtuales inmunes a vuestra soberanía, aunque continuemos consintiendo vuestro poder sobre nuestros cuerpos. Nos extenderemos a través del planeta para que nadie pueda encarcelar nuestros pensamientos.

Crearemos una civilización de la Mente en el Ciberespacio. Que sea más humana y hermosa que el mundo que vuestros gobiernos han creado antes.

Davos, Suiza. 8 de febrero de 1996

Relacionado: Manifiesto en Defensa de los Derechos Fundamentales en Internet

SECCIONES

mayo 2017
L M X J V S D
« Ene    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

SOBRE MY OWN WORLD

My Own World pretende informar y/o servir de ayuda al lector, abordando asuntos relacionados con la filosofía, el desarrollo personal, la salud, la solidaridad y la sociedad.

CONTACTO MY OWN WORLD

myownworld.mail@gmail.com

MY OWN WORLD

MY OWN WORLD

DERECHOS DE AUTOR

Creative Commons License
MY OWN WORLD by Daniel F. Carpintero is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 España License. Esto blog y todo lo publicado en él queda protegido bajo Licencia Creative Commons.

Estadísticas

  • 164,945 hits