You are currently browsing the tag archive for the ‘presente’ tag.

La relación más importante y primordial de la vida es la relación con el Ahora, o mejor aún, con cualquiera que sea la forma que adopte el Ahora, es decir, lo que es o lo que sucede. Si la relación con el Ahora es disfuncional, esa disfunción se reflejará en todas las relaciones y en todas las situaciones de la vida. El ego podría definirse sencillamente como una relación disfuncional con el momento presente.

Es en este momento cuando podemos decidir la clase de relación que deseamos tener con el momento presente. Una vez que hemos alcanzado un cierto nivel de conciencia, es decir, de Presencia (y si está leyendo esto es porque seguramente es su caso) estamos en capacidad de decidir qué clase de relación deseamos tener con el momento presente.

¿Deseo que éste momento sea mi amigo o mi enemigo? El momento presente es inseparable de la vida, de tal manera que nuestra decisión se refiere realmente a la clase de relación que deseamos tener con la vida. Una vez tomada la decisión de ser amigos con el momento presente, nos toca dar el primer paso: mostrarnos amigables con él, acogerlo independientemente de su forma de presentarse. Y no tardaremos en ver los resultados. La vida se torna amable con nosotros. La gente nos ayuda y las circunstancias cooperan. Pero es una decisión que debemos tomar una y otra vez, hasta que aprendemos a vivir naturalmente de esa manera.

Con la decisión de hacer amistad con el momento presente viene el fin del ego. El ego no puede nunca estar en consonancia con el momento presente, es decir, en consonancia con la vida, puesto que su propia naturaleza lo induce a resistir, menospreciar o hacer caso omiso del Ahora. El ego se nutre del tiempo. Mientras más fuerte el ego, mayor es el tiempo durante el cual controla nuestra vida. Casi todos nuestros pensamientos entonces se refieren al pasado o al futuro y el sentido de lo que somos depende del pasado, donde encuentra una identidad, o del futuro donde busca su realización. El temor, la ansiedad, la expectativa, el remordimiento, la culpa, y la ira son disfunciones del estado de la conciencia atrapado en el tiempo.

El ego trata el momento presente de tres maneras: como un medio para una finalidad como un obstáculo o como un enemigo. Analicemos una a la vez, de tal manera que cuando ese patrón se apodere de usted, pueda reconocerlo y decidir nuevamente.

En el mejor de los casos, el ego ve en el momento presente un medio para cumplir una finalidad. Sirve para llevarnos a algún momento en el futuro considerado más importante. Pero el futuro nunca llega salvo como momento presente y, por tanto, nunca es más que un pensamiento en la cabeza. En otras palabras, nunca estamos totalmente aquí porque siempre estamos ocupados tratando de llegar a algún otro lugar.

Cuando este patrón se acentúa, lo cual suele suceder, el momento presente es visto o tratado como si fuera un obstáculo a superar. Es allí donde surgen la impaciencia, la frustración y el estrés y, en nuestra cultura, esa es la realidad cotidiana, el estado normal de muchas personas. La Vida, la cual ocurre ahora, es vista como un “problema”, y todos habitamos en un mundo lleno de problemas que debemos resolver para ser felices, sentirnos realizados o comenzar realmente a vivir (o por lo menos eso creemos). El problema está en que, por cada problema que resolvemos aparece uno nuevo. Mientras veamos un obstáculo en el momento presente, los problemas no tendrán fin. “Seré lo que deseas que sea”, dice la Vida o el Ahora. “Te trataré como tú me trates. Si me ves como un problema, eso seré para ti. Si me tratas como a un obstáculo, seré un obstáculo”.

En el peor de los casos, y esto también es muy común, el momento presente es visto como un enemigo. Cuando odiamos lo que hacemos, nos quejamos de nuestro entorno, maldecimos de las cosas que suceden o han sucedido; o cuando nuestro diálogo interno está lleno de lo que deberíamos o no deberíamos hacer, de acusaciones y señalamientos, entonces nos peleamos con lo que es, con aquello que de todas maneras ya es como es. Convertimos a la Vida en nuestra enemiga y ella nos dice, “si lo que quieres es guerra, guerra tendrás”. La realidad externa, la cual es siempre el espejo de nuestro estado interior, se experimenta como algo hostil.

Una pregunta crucial que debemos hacernos con frecuencia es ¿cuál es mi relación con el momento presente? Después debemos estar alertas para descubrir la respuesta. ¿Trato el Ahora apenas como un medio para llegar a una finalidad? ¿Lo veo como un obstáculo? ¿Lo estoy convirtiendo en enemigo? Puesto que el momento presente es lo único que tendremos, puesto que la vida es inseparable del Ahora, lo que la pregunta significa realmente es, ¿cuál es mi relación con la vida? Esta pregunta es una forma excelente de desenmascarar al ego y de entrar en el estado de Presencia. Aunque la verdad absoluta no está encarnada en la pregunta (en últimas, yo y el momento presente somos uno), es una guía importante hacia el camino correcto. Hágase esa pregunta con frecuencia, hasta que ya no la necesite.

¿Cómo trascender una relación disfuncional con el momento presente? Lo más importante es reconocerla en nosotros mismos, en nuestros pensamientos y en nuestros actos. Estamos en el presente en el momento mismo en que notamos que nuestra relación con el Ahora es disfuncional. Ver equivale al afloramiento de la Presencia. Tan pronto como vemos la disfunción, ésta comienza a desvanecerse. Algunas personas se ríen cuando ven esto. Con el reconocimiento viene el poder de elegir: la posibilidad de decirle “sí” al Ahora y de aceptarlo como amigo.

Eckhart Tolle

La Vibración es el movimiento constante de todo en el Universo. El Kybalión se refiere a ello como el Principio de Vibración, según el cual “nada está inmóvil; todo se mueve; todo vibra”.

Aplicado a las personas, una mayor frecuencia de vibración quiere decir una mayor velocidad y amplitud del electrón alrededor de sus átomos, lo que conllevará una mejoría en la salud espiritual, mental y física.

Para mayor información sobre la vibración remito al artículo de Scribd de donde proviene lo que escribo. A continuación, me extenderé más en los nueve pasos para aumentar la frecuencia vibratoria que en ese mismo artículo se enumeran. El más importante precepto a la hora de aplicarlos es el de la mesura, y luego la paciencia. Así los interpreto yo…

1. Ayuno ( Purificación )

Lo primero que deberíamos preguntarnos es:  “entre las palabras ayunar y desayunar, ¿cuál de las dos es más negativa?” La partícula des da una pista clave.  Lo que ocurre cuando uno ayuna es que el cuerpo comienza a utilizar sus revervas energéticas purificando el organismo. El que muchas tradiciones espirituales hayan incluido el ayuno entre sus prácticas necesarias no tiene que pasarnos de largo. Como advertencia, si no se tiene mucho conocimiento un ayuno debería hacerse bajo supervisión médica, ya que podría ser peligroso. También recomiendo mucha información sobre los procesos físicos que ocurren al dejar de alimentarse -que no de beber- por un tiempo determinado.

2. Alimentación ( Sana y equilibrada )

La alimentación es el reflejo de lo que somos. Una buena salud quiere decir equilibrio entre la alcalinidad y la acidez de los alimentos (ver) y entre hidratos de carbono, proteínas y grasas. Especial atención a las calorías que se consumen y que se ingieren. También es esencial considerar la ingesta de vitaminas y minerales, y cómo se afectan unos a otros -ya que algunos minerales impiden la absorción de ciertas vitaminas-. (ver relacionado)

3. Coherencia ( Pensar, Decir y Actuar )

Es natural pensar que la coherencia en el pensamiento, las palabras y los actos reflejan la coherencia mental de la persona. Un mínimo desorden en cualquiera de estos aspectos influirá negativamente en la estabilidad del Ser.

4. Respiración ( Revitalización )

Al respirar nos llenamos de oxígeno, nuestro sustento. Respirar lenta y profundamente es beneficioso física, mental y espiritualmente, ya que aumenta nuestra capacidad pulmonar, calmamos nuestros pensamientos y nuestro espíritu.

5. Oración ( Hablar con Dios)

Mi sentido común me impide creer en un Dios barbado sentado en su nube. Sí que entiendo a Dios como el Todo, lo Universal, la Naturaleza. Desgraciadamente muchos son los que oran egoístamente, pidiendo a Dios cosas negativas, que en realidad no obtendrán el resultado esperado. Si, en cambio, envías en tus oraciones amor, este llegará a su destino, ya que el Universo fluye en el amor más puro. Orar es lo más sencillo que existe, porque cuando se habla con Dios en realidad lo que se hace es hablar con uno mismo, con la propia esencia.

6. Meditación ( Escuchar a Dios )

Meditar es el silencio del espíritu, la mente y el cuerpo. Solamente mediante la meditación es posible escuchar y captar realmente la divinidad. El mundo está lleno de ruido y por eso resulta tan arduo apartarlo si no se tiene la verdadera voluntad de hacerlo. En realidad podrías meditar prácticamente en cualquier lugar y hora. Meditar no requiere un régimen de tiempo determinado, porque unas veces necesitarás diez minutos y otras una hora. Lo importante es hallar la quietud que necesitas.

7. Manejo Energía Sexual ( Ternura y Amor )

El Amor es lo que mueve el Universo. Lo radicalmente contrario al Amor es el miedo, del que debemos huir para vibrar muy alto. Hay que fluir en el río del Amor, lo que es natural. El Universo nunca sentirá por tí nada diferente al Amor más puro. (ver relacionado)

8. Mantralización ( Canto a la Creación )

Los mantras son palabras o conjuntos de palabras que mediante su especial vibración aumentan la nuestra propia. Los mantras nos alejan del miedo, del sufrimiento, de la confusión y refuerzan nuestra coherencia. (ver relacionado)

9. Vivir en el Eterno Presente ( Aquí y Ahora )

¿Acaso existe algo más que aquí y ahora? Lo demás solamente es humo. Es necesario vivir presente para poder fluir con el Universo, que siempre vive presente.

¿Realmente crees que aumentar tu vibración es algo lejano? Es algo que está en tus manos…

SECCIONES

julio 2017
L M X J V S D
« Ene    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

SOBRE MY OWN WORLD

My Own World pretende informar y/o servir de ayuda al lector, abordando asuntos relacionados con la filosofía, el desarrollo personal, la salud, la solidaridad y la sociedad.

CONTACTO MY OWN WORLD

myownworld.mail@gmail.com

MY OWN WORLD

MY OWN WORLD

DERECHOS DE AUTOR

Creative Commons License
MY OWN WORLD by Daniel F. Carpintero is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 España License. Esto blog y todo lo publicado en él queda protegido bajo Licencia Creative Commons.

Estadísticas

  • 166,463 hits